Roma no era una ciudad industrial. Como grandes establecimientos había solo una papelera y una fábrica de colorantes. Desde los antiguos tiempos su verdadera industria era la política, que ofrece para las ganancias atajos mucho más rápidos que el trabajo verdadero. Y esta vocación no ha cambiado tampoco en nuestros días. La principal fuente de riqueza de los señores romanos era la intriga política en los pasillos de los ministerios y el saqueo de las provincias. Gastaban mucho dinero en hacer carrera. Más una vez llegados a algún alto cargo administrativo se resarcían con pingües beneficios, aplicando las ganancias a la compra de grandes latifundios. Este es el origen de la PAC.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.