Eran ya las diez de la noche y decidí ir a huronear al Doble Hache (Hostal Habana). Un bar nunca es aburrido, al contrario de la iglesia donde estás a solas con tu alma. Al entrar me percato de que ese no es un bar normal, en todo caso es extraordinario, sólo hay mujeres, está claro que es un puticlub. Hola mi amor, estás muy guapo, que haces por aquí (el ritual de siempre).... Como la ignorancia es atrevida pregunto indiscretamente por Artemio el transformista.

En esto que se me acerca un fulano malencarado con aires de latin lover estilo scarface y me dice…

Me han dicho que haces preguntas (con voz canalla).

Bueno sí, verá, no es lo que parece, soy escritor y cuento historias.

Ah!! un escribiente que sabe contar, yo necesito uno, el último contable se fue de la lengua y tuvimos que darle el pasaporte ¿te interesa el puesto?... pago bien (susurrando), no te arrepentirás si trabajas para mí.

La distancia entre nosotros era tan corta que ya sentía la pipa en el hígado, tuve que aceptar el puesto.

Oh!! Sí claro, siempre he querido trabajar en la industria cárnica.

Empezarás mañana mismo, soy Xavier Château, pero aquí todas las nenas me llaman Kas, soy muy comprensivo y sólo pido respeto ¿comprendes?...

Soy un hombre respetuoso, confíe en mí. Ahora necesito dormir. Estoy alojado en el Seminario si me necesita puede localizarme allí.

Esto empezaba a oler mejor, el trabajo era ideal para hocicar los bajos fondos

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.