PLATAFORMA – MICHEL HOUELLEBECQ

Publicado: 06/08/2007 20:32 por rutamudejar en Houellebecq
20070806203813-dsc02104.jpg

Jean-Yves alzó los ojos hacia el rostro de su madre; miró el moño grisáceo, los rasgos severos: no era fácil sentir un impulso de ternura o afecto por aquella mujer; desde que podía recordar, ella nunca había sido dada a los mimos, y resultaba igualmente difícil imaginársela en el papel de amante sensual y guarra. De repente, se dio cuenta de que lo más probable es que le hubiera jodido la vida a su padre desde el principio. Fue una conmoción terrible, crispó las manos en el borde de la mesa: esta vez todo era demasiado irremediable, demasiado definitivo. Con desesperación intentó recordar un momento en que hubiera visto a su padre sereno, contento, sinceramente feliz. Quizás una vez, cuando tenía cinco años y su padre intentaba enseñarle el funcionamiento de un Mecano.

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comGecé

La cara es la misma que se le puso a la vecina de Luis al saber que arrendador y arrendatario iban a compartir piso, que el lobo y la oveja iban a morar juntos (Isaías 11,6-9)

Fecha: 06/08/2007 21:56.


Rutero

Ya sé que es repetida, pero ilustra perfectamente el relato.

Fecha: 07/08/2007 15:00.


gravatar.comGecé

Nada que objetar, lo que abunda no daña y es un dibujo ilustrativo valga la redundancia.

Fecha: 07/08/2007 23:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.