La tercera ley revolucionaria otorgaba a los obreros y empleados el derecho a participar del treinta por ciento de las utilidades en todas las grandes empresas industriales, mercantiles y mineras, incluyendo centrales azucareras. Se exceptuaban las empresas meramente agrícolas en consideración a otras leyes de orden agrario que debían implantarse. Teniendo en cuenta que el tipo actual del impuesto sobre sociedades en España es del 35% sobran los comentarios. A los americanos tampoco les gustó.

Comentarios  Ir a formulario

Armando

No es lo mismo que los obreros participen del 30% de las utilidades a que unos políticos, normalmente corruptos, gestionen el 35% de los beneficios.
En nombre de la libertad, la democracia y la justicia social estoy seguro de que el 90% de las corrientes de opinión en España ven mejor lo segundo que lo prímero.

Fecha: 24/06/2007 13:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.