Era tarde y decidí tomar un bocado antes de ir a trabajar. Entré en el primer sitio que vi, un kebab turco. Casualmente estaba allí cenando la limpiadora del Seminario, Encarni, que me acogió con una de sus sonrisas, ya que la Iglesia no quiere darme información me la dará su servicio de habitaciones, pensé, me senté en su mesa

Buenas noches.

Buenas noches guapetón.

Voy a cenar un poco antes de ir a trabajar.

¿Dónde trabajas a estas horas?

Soy el contable del Hostal Habana.

Un buen sitio para aprender, siempre que seas persona discreta. Cualquier día te encontrarás al Obispo correteando por los pasillos (desde luego la mujer era el paradigma de la discreción), me dijo con una sonrisa malévola. Es un cerdo vicioso, sus padres tuvieron que volver de Cuba porque con doce años ya se pretaba a todas las negras de Santiago, por eso lo metieron al Seminario. Por cierto, hoy ha marchado de viaje oficial al Gabón a ver a su amigo Celedonio (ver foto).

¿Conocía usted a Fermín?

Sí, estuvo alojado en el Seminario e hizo muy buenas migas con don Damián y don Celedonio, venía a verlos casi todas las semanas. Se cambiaban cedeeses de esos que venden los morenos.

Entonces, si el Obispo era uña y carne con Fermín tenía que conocer la existencia de Dolores.

Claro, eso lo sabía toda la ciudad.

Bueno, mañana nos vemos, ahora tengo que ir al tajo...

Comentarios  Ir a formulario

Armando

Puestos a pedir, espero que artículo tras artículo, acabemos obteniendo una galería fotográfica de los personajes de la obra. Ya estan el P.Celedonio y Ms. Trouvé. Faltan el Dr. Gila, el Juez Galán, el inspector Brozero, el "empresario" Chateau, el camarero Croto, el obispo Damián, la empleada Encarni, Artemio, Fermín, Dolores, Marlene, Pilar, la familia Gabarre y por supuesto el hasta ahora anónimo protagonista.

Fecha: 19/06/2007 17:56.


Añadir un comentario



No será mostrado.