IMPERIO KAPUSCINSKI

Publicado: 25/05/2007 11:16 por rutamudejar en FRAGMENTOS LITERARIOS

 Este texto se escribió en 1993.

Al mundo lo amenazan tres plagas, tres pestes.

La primera es la plaga del nacionalismo.

La segunda es la plaga del racismo.

La tercera es la plaga del fundamentalismo religioso.

Y las tres tienen un mismo rasgo, un denominador común: la irracionalidad, una irracionalidad agresiva, todopoderosa, total. No hay manera de llegar a una mente tocada por cualquiera de estas plagas. En una cabeza así constantemente arde una santa pira en espera de vícitmas. Todo intento de entablar una conversación serena está condenado al fracaso. Aquí no se trata de una conversación sino de una declaración. Que asientas a lo que él dice, que le concedas la razón, que firmes tu adhesión. Si no lo haces, ante sus ojos no tienes ninguna importancia, no existes, pues sólo cuentas como un instrumento, como un arma. No existen las personas, existe la causa. Una mente tocada por semejante peste es una mente cerrada, unidimensional, monotemática y sólo gira en torno a un único tema: el enemigo. Pensar sobre el enemigo nos alimenta, nos permite existir. Por eso el enemigo está siempre presente, nunca nos abandona.

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comGecé

No hay que confundir nacionalismo y amor a la Patria, creo que el nacionalismo es el de "Como España en ningún sitio" y el patriotismo es más lúcido, ve virtudes y defectos, vamos, lo mismo que sucede en las familias. Una madre no deja de querer a su hijo drogadicto por el hecho de serlo.

Respecto al racismo, nadie dice serlo, pero cuando preguntas por los inmigrantes, los moros, los gitanos, los subsahas... o en otros lugares por los árabes, los judíos, los negros... la cosa cambia. ¿Hipocresía? Seguramente.

En cuanto al fundamentalismo religioso, yo creo en una ética fundamentada en el Decálogo (cosa distinta es que uno sea un pecador; se dice que "si en el Sexto no hay perdón ni en el Octavo rebaja, ya puede Nuestro Señor llenar el cielo de paja) tamizado por el cristianismo (el amor a Dios y el amor al prójimo), los dos vienen a decir lo mismo. También creo en la naturaleza amorosa de Dios y su carácter de padre comprensivo de nuestras debilidades y que nos echará una mano en la hora de nuestra muerte. Iba a escribir "en la hora de la verdad" y es que los españoles mentimos tanto que para nosotros la muerte es la hora de la verdad. Y gracias a las creencias va uno saliendo adelante de muchas piedras del camino. ¿Es esto fundamentalismo religioso? Cedo la palabra a quien lo desee.

Fecha: 25/05/2007 16:35.


Armando

Verdad no hay más que una. Y cuándo uno cree estar en posesión de esa verdad le es imposible razonar. Y la consecuencia lógica es la intolerancia con quien no acepta esa verdad. Creo que Kapuscinski se queda con las "verdades" más llamativas, el nacionalismo, el racismo y la religión, pero hay otras como el capitalismo o la democracia. El capitalismo mata de hambre a millones de personas del tercer mundo y esclaviza a otros millones del primero, y la democracia arma a distintas facciones de cafres para que se maten entre ellos e individualiza e insensibiliza a las personas.

Fecha: 30/05/2007 15:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.