EL DEDAZO

Publicado: 25/04/2015 14:10 por rutamudejar en Sección Sindical

Mucha gente cree que las oposiciones a la función pública está amañadas, pero pocos saben que el verdadero enchufe comienza una vez dentro. Según ordena el Estatuto Básico del Empleado Público, las Administraciones Públicas proveerán los puestos de trabajo mediante procedimientos basados en los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Pero, a continuación, el mismo Estatuto establece dos modalidades de provisión, los procedimientos de concurso y de libre designación con convocatoria pública. Imaginen cuál de ellos es el más empleado:

Artículo 80 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. Libre designación con convocatoria pública del personal funcionario de carrera
1. La libre designación con convocatoria pública consiste en la apreciación discrecional por el órgano competente de la idoneidad de los candidatos en relación con los requisitos exigidos para el desempeño del puesto.
2. Las Leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo del presente Estatuto establecerán los criterios para determinar los puestos que por su especial responsabilidad y confianza puedan cubrirse por el procedimiento de libre designación con convocatoria pública (prácticamente todas las jefaturas, y lo de la convocatoria pública es de risa, nadie las solicita porque todo el mundo sabe que cuando la convocan ya está adjudicada con nombre y apellidos).
3. El órgano competente para el nombramiento podrá recabar la intervención de especialistas (esto lo debieron poner para disimular) que permitan apreciar la idoneidad de los candidatos.
4. Los titulares de los puestos de trabajo provistos por el procedimiento de libre designación con convocatoria pública podrán ser cesados discrecionalmente (es decir, si no eres obediente al político que te ha designado te cesan). En caso de cese, se les deberá asignar un puesto de trabajo conforme al sistema de carrera profesional propio de cada Administración Pública y con las garantías inherentes de dicho sistema (esto hace que los pasillos de las Administraciones estén llenas de cesados en modo zombie, pero cobrando una pasta sin que se les dé trabajo porque no se fían de ellos, por algo les cesaron).

Para muestra os pongo un ejemplo viejuno pero ejemplificador: 126 puestos de libre designación convocados a dedo, sin concurso alguno, y de una tacada en el mismo día... 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.