Últimamente el lobby feminista (rama nazi), avalado por intelectuales meapilas y políticos que se la cogen con papel de fumar, se ha conjurado para eliminar de la prensa los anuncios de prostitución, pidiendo a los editores autorregulación… en caso de que no se autorregulen (leer autocensuren) vendrá la prohibición. La excusa es la de siempre, la explotación sexual de las prostitutas por parte de las mafias, como si toda la prostitución fuera controlada por las mafias o toda puta tuviera su chulo. Ignoran la existencia de profesionales liberales que trabajan por cuenta propia e incluso algunas de manera individual en su propio piso, sin intermediarios. Esta gente que trabaja en pisos sólo tiene una manera de captar clientela, anunciándose en los periódicos o en Internet. Afortunadamente las del lobby feminazi desconocen la existencia de la red, por lo que de momento sólo se meten con la prensa, pero los editores se resisten porque estos anuncios suponen unos ingresos importantes y constantes. Cuando consigan doblegar a la prensa de papel irán a por la red… ¿prohibirán a las putas tener blog?

                    

Foto: alegoría de profesional sosteniendo al mundo.

La única respuesta a las mafias de la explotación sexual es la legalización de la prostitución (igual que en el caso de las drogas). Además la legalización reportará al país beneficios económicos ya que incrementará el turismo, el PIB y la recaudación de impuestos como el IVA y el  IRPF, amén de la recaudación de las cuotas de seguridad social, tal y como ya comenté en el post ¿nos salvarán las putas? (a Grecia sólo la han salvado tres años, pero menos da una piedra), todo ello a cambio de no incrementar prácticamente el gasto ya que las prostitutas actualmente cobran en negro y no pagan impuestos y sin embargo van al médico gratis igual que los trabajadores “normales” y llevan a sus hijos a los colegios públicos. 

En este fragmento de la gloriosa película “No Name City” (la ciudad sin nombre, estrenada en España como “La leyenda de la ciudad sin nombre” ¿a quién se le ocurriría la parida de la leyenda?) Clint Eastwood y Lee Marvin explican las ventajas económicas que reportará a la ciudad la apertura de un puticlub con “prostitutas francesas”, por supuesto. Vean,vean:

 

Desgraciadamente esta película tiene algunos números musicales bastante odiosos, pero merece la pena ver la escena del secuestro sólo por ver las caras de Lee Marvin y la llegada de las prostitutas a la ciudad sin nombre donde son recibidas por una orquesta de chinos tocando la marsellesa:

 

NdRM: este artículo no hubiera podido escribirse sin la inestimable colaboración de Cartujo que suministro el programa para cortar el video y de Salam que echó una mano en la sincronización del audio.

Share/Bookmark

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.