LA MONTAÑA DE LA VIDA

Publicado: 27/08/2009 13:14 por rutamudejar en AL MONTE
20090827131458-aneto.jpg

 

Hay deportes que tienen la desgracia de ser muy mediáticos… siempre que muere alguien. Esto ocurre con frecuencia en el alpinismo y en la escalada. A los medios de comunicación sólo les interesan o las grandes expediciones mediáticas sin valor alpino alguno (catorce ochomiles y similares) o el morbo de la muerte y se recrean en él, valores como la solidaridad o el esfuerzo por conseguir una meta no les interesan, eso no vende en esta sociedad de triunfitos y musculitos guapitos que echan mierda por la boca en la telebasura para lelos.

Esto viene a cuenta del lamentable espectáculo que han ofrecido casi todos los medios de comunicación (sobre todo por el Marca y sus comentaristas) acerca del rescate de Oscar Pérez en el Latok II, en la cordillera del Karakorum (en turco significa pedregal negro). La ascensión de estos picos es de dificultad extrema, tanta que se pueden contar con los dedos de las manos las veces que sus cimas han sido holladas. Si la ascensión es de dificultad extrema imaginaros como de extrema puede ser la dificultad del rescate en un punto tan jodido como puede ser un resalte a más de 6.000 metros en una pared de la cara norte de una auténtica mole de piedra y hielo. Lamentablemente la mala suerte se cebó con el rescate, faltaba gente aclimatada que pudiera subir con éxito, la burocracia y la falta de medios de un país como Pakistán (no es una crítica, cuando uno va a un país así tiene que asumir lo que hay) y al final el mal tiempo se echó encima.

Sin embargo, estoy seguro de que si la expedición hubiera sido un éxito ningún medio de comunicación, salvo los especializados y alguna reseña mínima en la prensa local, se habría hecho eco de la hazaña, pero así es a veces este puto país.

Creo que la siguiente frase ilustra muy bien todo lo que sentimos los que en función de nuestras posibilidades ascendemos de vez en cuando alguna montaña:

"La escalada ha rescatado mi vida de las garras de una existencia burguesa, mediocre o insignificante, o todo ello a la vez. Aunque haya quién piense que sólo somos niños malcriados de una sociedad decadente, yo no lo creo así, y sólo espero el momento de subir bien alto para mirar una vez más con infinita libertad dentro de mí, y para robarles energía a estas montañas sin par que me alimentan y enriquecen cada vez más. Esta vida, que yo mismo he elegido, me llena profundamente." Iñaki Ochoa de Olza (fallecido en 2008 mientras ascencía el Annapurna)

El Annapurna fue el primer 8.000 en ser hollado por un ser humano, lo ascendió por primera vez  Maurice Herzog allá por el año 1950. Maurice descendió de la cumbre con graves congelaciones que obligaron a realizarle una serie de amputaciones que le impedirían seguir escalando, lo cual le hundió sicológicamente, llegando a desear la muerte, sin embargo se rehizo y como cocluye en su libro “Annapurna Primer 8.000”,  se dió cuenta de que en la vida hay muchos Annapurnas.

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.