EL SEDUCTOR

Publicado: 09/06/2009 09:58 por rutamudejar en DECINE
20090609095859-philo-beddoe.jpg

 

Hace unos días se me ocurrió consultar la cartelera semanal de la filmoteca, estaban dedicando un ciclo al director Don Siegel y esa semana exhibían “El Seductor” con Clint Eastwood en el papel principal, una peli de 1971, y al día siguiente ponían “Código del hampa” con Lee Marvin. Precisamente estos dos actores habían protagonizado en 1969 (año en que nací yo) la memorable (no por Clint, precisamente) “La leyenda de la ciudad sin nombre”. Inmediatamente pensé en llamar a Salam que junto con Rutero es uno de los mayores detractores mundiales del Clint Eastwood anterior a “Sin Perdón” (1992).

Pero remontémonos un poco en el tiempo. Clint venía de protagonizar la llamada trilogía del dólar del año 64 al 66 (“Por un puñado de dólares”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”), y en 1969 había interpretado “Dos mulas y una mujer” y La leyenda de la ciudad sin nombre”.

Sin embargo, 1971 es un año clave en la filmografía de Clint ya que interpreta “El Seductor” y dirige su primera película “Escalofrío en la noche”, amén de, dirigido también por Don Siegel, interpretar por primera vez a Harry Callahan en Harry el sucio.

Con semejantes antecedentes ir a ver una película del 71 interpretada por el Clint de aquellos tiempos en el papel de seductor en un colegio de señoritas sureñas es de masocas. Confieso que solo fuimos por el morbo de criticar y echar unas risas a costa de Clint.

Pero resultó que “El Seductor” tiene un guión magnífico (un soldado yankee herido es caritativamente acogido en un colegio de señoritas del sur, tipo Scarlatta O´Hara, y empieza la seducción de pequeñas, adolescentes y mayores, sirvienta negra incluida, pero la competitividad femenina y la dispersión sexual masculina acaban derivando en un inevitable dramático final), la dirección está casi a la altura de Buñuel (simbología animal e incesto incluidos), las intérpretes femeninas hacen unos papeles soberbios, con insinuacines lésbicas de altura (en el 71!!), pero Clint… Clint era un palo inexpresivo, sólo al final de la película cuando se cabrea (le amputan la pierna sin su consentimiento, según los internautas cinéfilos es una castración simbólica) está creíble. La peli es muy buena, parece del mejor Luis Buñuel, lamentablemente sólo falta Paco Rabal en el papel de seductor.

Creo firmemente que deberían obligar a Clint a repetir todas las películas anteriores a “Sin Perdón”, las buenas claro… porque las del mono que daba unas ostias que encendía, interpretando a Philo Beddoe en “Duro de pelar” (1978) y “La gran pelea” (1980) y similares las puede meter en una caja y mandarlas al carajo, con perdón.

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.