20090112110401-animadoras.jpeg

 

Acabó la primera vuelta. Cinco victorias en dieciséis partidos. Ganamos en Sevilla por los pelos, gracias al acierto individual de algunos jugadores y a cinco minutos de defensa zonal que el Cajasol no supo atacar por su ineficacia en el lanzamiento exterior. De momento Cajasol ya está prácticamente descendido.

Al inicio de la liga todo el mundo especuló acerca del número de partidos que sería necesario ganar para salvarnos del descenso. En la temporada anterior tres equipos se salvaron con 12 victorias, los descendidos ganaron 11 y 8 partidos respectivamente. Desde luego si este año la salvación se vuelve a situar en 12, creo que el CAI se va a la LEB irremediablemente (en el caso de que desciendan dos equipos). De todas formas, tal y como ha acabado la primera vuelta es fácil que este año el corte esté en 10 victorias u 11 como mucho. Por lo tanto sólo tenemos que ganar 5 o 6 partidos en la segunda vuelta o rezar para que la ACB decida que sólo descienda un equipo.

No jugamos como equipo, por lo tanto el día en que nuestras individualidades (léase Paolo Quinteros) andan escasas de acierto o están tocadas físicamente… perdemos. Somos la tercera peor defensa, en media tabla en ataque (no está mal) y el tercer equipo con peor valoración global (también en la clasificación).

Pero ¡qué importa la valoración! se me olvidaba que nosotros no jugamos en equipo, por lo tanto hay que mirar el juego individual. Lideramos todas las estadísticas, pero por abajo.

La culpa de que un equipo no juegue como un idem reside en el entrenador. Curro es un mal entrenador y peor director de partido. Sería incapaz de hacer jugar a los Lakers. No sabe motivar a los jugadores (especialmente a los pivots) y las rotaciones son un desastre. Prácticamente no se ven jugadas preparadas para los tiradores.

Somos el equipo que menos asistencias reparte. Los bases no hacen jugar al equipo como tal, son incapaces de meter balones interiores en condiciones a los pivots.

Somos el peor equipo en tiros de campo, tanto de dos como de triples. Menos mal que somos el que mejor rebotea en ataque, normal, con esos porcentajes de tiro generamos rebotes a porrillo, pero nos da igual porque esas segundas y terceras opciones de tiro no las aprovechamos ¿miedo? O ¿problemas sicológicos? ¿Necesitamos un exorcista? Sin embargo, en defensa no reboteamos una mierda (el cuarto peor) por lo que no podemos usar nuestra mejor arma que es el contraataque.

En recuperaciones de balón somos la ostia (sobre todo gracias a Lescano), pero lamentablemente tenemos en nuestras filas al enemigo, nuestro base Green lidera la clasificación de pérdida de balones.

Curro no debió empezar la temporada, pero no soy partidario de cesarlo porque cuando alguien se embarca con el diablo debe navegar con él hasta el final y si al final descendemos ¿quién será el culpable? El presidente y el director general ¡Qué se vayan!

De momento el malo se salva sacrificando al feo y trayendo a un teóricamente bueno: el croata Zizic. ¿Mejorará Zizic nuestro rebote defensivo? ¿recibirá balones en condiciones para encestar bajo canasta?

Próximamente en sus pantallas: El bueno (Zizic?), El feo (Starosta?) y El malo (Curro Segura)

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.