20081104093309-dolar.jpg

 

Lo que dicen Obama y Mac Cain es precisamente lo contrario de la verdad. Se lamentan por los banqueros hijos de mamá que la espicharán en la crisis financiera, pero éstos serán muy pocos, pues conozco el carácter de los dos candidatos: exactamente ni uno más de cuantos sean necesarios para la emisión de un telediario, en Berlín o en Nueva York, que vienen a ser lo mismo. En cambio, se preocupan por el bienestar para nuestros ciudadanos, tal como dicen, cosa que nos ha sido prometida en cada una de las mil elecciones que han habido, y cosa que no ha sucedido jamás. Por lo demás, ¿para qué tenía que suceder? ¿Y qué ocurriría entonces? ¡Bah! Elecciones amañadas con inocuos tiros de fusil, y luego todo seguirá lo mismo, pero todo estará cambiado.

(Este texto del Gatopardo, obra de Tomasi di Lampedusa, ha sido cambiado por Rutero para que siga diciendo lo mismo casi un siglo después)

 

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comGecé

Reitero el comentario al artículo que el Sr. Administrador publicó después que este: El Gatopardo se publicó un año después de la muerte de Lampedusa, un manuscrito encontrado... como los objetos de la "caja negra" del Sr. Administrador. Los avatares de esta novela sirven (mejor dicho, creo que sirven) para ilustrar con mejor o peor fortuna ambos artículos.

Fecha: 05/11/2008 13:59.


Rutero

Sus comentarios siempre son afortunados y en ocasiones afilados Sr Gecé

Fecha: 05/11/2008 14:30.


Añadir un comentario



No será mostrado.