20071030015225-lanza.jpg

Mañana en la batalla piensa en mí, y caiga tu espada sin filo.

Mañana en la batalla piensa en mí, cuando fui mortal, y caiga herrumbrosa tu lanza.

Pese yo mañana sobre tu alma, sea yo plomo en el interior de tu pecho y acaben tus días en sangrienta batalla.

Mañana en la batalla piensa en mí, desespera y muere.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.