El comentarista Jugila me envía como colaboración un texto de Fermín Bocos publicado en el Diario del Altoaragón (23-10-07) que transcribo a continuación:

Leen poco, escriben menos
La política lo es todo para muchos políticos: viven de y para la política. El resto de los ciudadanos, trabajamos. Ellos, los políticos, dedican todas las horas del día a encomiar lo que hacen y a denostar lo del contrario.
Los de esta promoción -los Zapatero, Rajoy, Blanco, Zaplana, Ibarretxe, Llamazares, Carod o Montilla- vuelan bajo. Ni uno sólo de ellos ha publicado un solo libro; no tienen obra escrita. No disponen de tiempo para reflexionar o los dioses no les han llamado por el camino del pensamiento. Y, sin embargo, la política es o debería ser eso: primero pensar, después, hacer. En ese terreno, lo que hizo gigantes a los Churchill, Mitterand o Wily Brandt, Soares o Havel, aquí, en esta generación, ha dado pigmeos. En España habría que evocar a Carrillo a Pujol o a Fraga -o remontarse a Azaña, a Cánovas del Castillo o a Castelar- para encontrar precedentes de políticos en primera línea que estén familiarizados con los libros, bien por frecuentarlos, bien por escribirlos.
En este registro, ya digo que el panorama actual es yermo. Esa orfandad de libros delata lo que tenemos: políticos en agraz (DRAE: que todavía está en preparación) lectores de textos ajenos y rutinarios de la palabra extraída de los periódicos. El político con ideas propias tiende a fijarlas por escrito; el recolector de ideas de otros tiende a improvisar. Y en eso estamos: con la clase política más endogámica, tribal y ágrafa de toda la Historia de España. Una pena.

Estoy de acuerdo con lo que dice Fermín Bocos, el nivel intelectual de los políticos de hoy en día está al nivel del suelo, pero esto no sólo ocurre en España, también ocurre en el resto del mundo, si el país más poderoso tiene como presidente a George Bush… ¿que podemos tener los demás?. Pero, quizás los políticos sean un reflejo social, quizás nuestra sociedad de mierda merezca políticos de mierda. Sin embargo, hoy en día tenemos profesionales de primera en todos los oficios, los índices de lectura crecen constantemente, nuestras universidades siguen pariendo científicos, médicos, abogados… muy brillantes, sin embargo no dan estadistas ¿por qué?. Porque se busca el poder para poder tener. Cuando yo iniciaba mis estudios en la facultad de Derecho tuve mi primer contacto directo con la “política”, se celebraron elecciones para elegir a los delegados de curso. Cada candidato, había tres, expuso su programa electoral ante el resto del curso. El primero se centró en aspectos académicos. La segunda candidata (a la que voté yo) ampliaba las propuestas del primero y añadía aspectos sugerentes como la autogestión de los apuntes por el alumnado (es decir, romper con el monopolio de las copisterías que hacen negocio con la venta de apuntes). El tercer candidato habló vagamente de aspectos académicos (no sabía mucho la verdad) y posteriormente centró su discurso en la celebración de una macrofiesta (curiosamente financiada por una copistería). ¿Quién creen que ganó?. Yo que era un poco ingenuo fui a preguntar a nuestro recién delegado electo unas cuestiones académicas que me parecían dignas de reivindicación, él me contestó que si quería reivindicar algo que fuera al Decano (¡esto ocurrió el mismo día de las elecciones!). Entonces yo le pregunté directamente, si no nos quieres representar ¿porqué te presentas a las elecciones?. A lo que el notas me contestó con otra pregunta ¿conoces algún Delegado que suspenda?. Entonces comprendí qué es el poder, un poder nunca incomoda a otro poder, el poder controla y corrompe, es la correa del sistema.

Hace tiempo tuve la oportunidad de escuchar junto a mi amigo Jugila a los REM en directo en un concierto memorable en la Feria de Muestras de Zaragoza, recuerdo haberle comentado a Jugila que lo único que había echado en falta en el concierto era que hubieran tocado una de mis canciones favoritas World Leader Pretend que refleja muy bien la mentalidad omnipotente, ambiciosa, prepotente, presuntuosa (añádanle todos adjetivos que deseen) de los políticos de hoy en día (y de siempre, desde que la humanidad es humanidad).

Comentarios  Ir a formulario

.
This is my mistake,
Let me make it good.
I raised the wall,
And I will be the one to knock it down.

You fill in the mortar,
You fill in the harmony,
You fill in the mortar.
I raised the wall,
And I’m the only one,
I will be the one to knock it down.

Fecha: 25/10/2007 11:32.


Rutero

Y ahora, lo mismo pero para los políticos españoles:
Me siento a la mesa y hago la guerra conmigo mismo
Parece como si todo …fuera en vano.
Conozco las barricadas, y sé que el mortero rompe la pared
Reconozco las armas, solía usarlas bien

Ese es mi error. Déjame hacerlo bien
Yo levanté el muro y yo seré el único en derribarlo.

Tengo un amplio conocimiento de mis valiosas defensas
Proclamo que quedan quejas por presentar,
Pido la revancha. Decreto un tiempo muerto. Intuyo mis más profundos motivos.
Reconozco las armas. Bien que he practicado con ellas. Me las hice a medida.

Son asombrosas las estratagemas con las que puedes simpatizar (empatizar)
Ese es mi error. Déjame hacerlo bien
Yo levanté el muro y yo seré el único en derribarlo.

Intenta localizarme y abrázame fuerte. Mantén el recuerdo.
Deja que mi maquina me hable. Deja que mi maquina me hable.

Este es mi mundo, y yo soy un pretendiente a líder mundial.
Esta es mi vida, y este es mi momento.
Me ha sido dada la libertad de hacer lo que crea conveniente.
Ya es hora de derribar los muros que yo mismo he levantado.

Son asombrosas las estratagemas con las que puedes simpatizar (empatizar)
Ese es mi error. Déjame hacerlo bien
Yo levanté el muro y yo seré el único en derribarlo.

Tú rellenas el mortero. Tú completas la armonía
Tú rellenas el mortero. Yo levanté los muros.
Y yo soy el único.
Seré el único en derribarlos.

Fecha: 25/10/2007 11:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.